LA BRECHA ENTRE LOS DOS CHILES

Directiva FEUC

Este fin de semana se conmemoró el día internacional de la educación, un derecho cuya prestación se vio afectada drásticamente por la pandemia durante el año pasado. Las cifras que entrega el Mineduc son preocupantes, pero lamentablemente no sorprendentes, en nuestro país la a cobertura en la prestación de educación a distancia llega a un 89% en el caso de los estudiantes cuyas familias pertenecen al quintil más rico del país, mientras que para aquellos del quintil más vulnerable solo alcanza un 27%.

La abismal brecha llega a ratificar lo que en estos momentos nadie puede negar, hace años vivimos en dos Chiles: uno para ricos y otro para el resto. En uno, viven personas con acceso a medios digitales que permiten una educación remota de buena calidad, con espacios personales para estudiar en calma y áreas verdes para descansar y relajarse. En el segundo, cuya población es mucho mayor, los niños y niñas han perdido prácticamente un año entero de su enseñanza por no tener los medios para acceder a clases, y en contexto de pandemia han sido sus familias quienes pagan la cuenta por los costos de esta crisis.

La brecha en la educación tiene múltiples causas, que van mucho más allá de la sola calidad de los establecimientos educacionales; en este contexto incluye la desigualdad en el acceso a medios digitales y de comunicación, la cantidad de áreas verdes en el barrio, el ambiente familiar del estudiante, la posibilidad de acceder a bibliotecas, entre muchas otras. En Chile todas estas inequidades son la consecuencia de un modelo donde nuestros derechos tienen precio. Un modelo que debemos superar para sobreponernos a los desafíos de esta década.

Por eso hoy es necesario ir más allá de medidas parche, que se focalizan más en las consecuencias de nuestros problemas que en sus causas. De cara a este 2021 debemos construir las bases de un país donde nos entendamos como iguales, donde nuestros derechos no estén condicionados por nuestra capacidad de pago y donde ningún niño o niña se quede fuera de la educación, en ninguna de sus etapas, por sus condiciones socioeconómicas. 

Solo así podremos decir que vivimos en un solo Chile.

Otras novedades