CASO FREI: EN BÚSQUEDA DE UNA REPARACIÓN INSTITUCIONAL​

Siguen pasando los años sin condena ni perdón. Ya son 39 años desde el magnicidio del ex presidente Eduardo Frei Montalva y su familia sigue esperando una respuesta. La falta de una sentencia remueve una inquietante angustia que hace cuestionar el verdadero avance hacia la reparación cultural e institucional, hacia la construcción de una memoria nacional crítica con los procesos pasados y hacia una justicia transicional y formal, que entregue garantías para creer realmente en el “nunca más”.

La justicia tardía -y a veces ausente- es una característica recurrente en los casos de violaciones a derechos humanos perpetrados por la dictadura chilena. No obstante, el caso de Frei Montalva adquiere un tinte especialmente preocupante al incorporar la complicidad generalizada de los grupos de poder e instituciones de nuestro país.

Hay una que fue particularmente responsable: la Pontificia Universidad Católica, en cuyo hospital se ocultaron por más de 20 años los registros de una autopsia secreta e ilegal practicada por médicos de la UC al ex mandatario. Que también rechazó hacer entrega de estos informes cuando la familia los solicitó. Y que obligó a que fuera un allanamiento -y no su cooperación- el que permitiera acercarse a la justicia. Aún con estos antecedentes, y declarados judicialmente los médicos Helmar Rosenberg y Sergio González como encubridores del asesinato, nuestra institución ha optado por una defensa corporativa y no ha removido a González de su cargo como profesor titular en la Facultad de Medicina.

Ad portas de las cuatro décadas del magnicidio de Frei Montalva, su familia y el país aún esperan una respuesta, y la Universidad Católica sigue siendo una piedra de tope para alcanzar justicia. Próximos a una nueva sentencia sobre el asesinato del ex presidente, los y las estudiantes esperamos ver a una Univesidad comprometida con la verdad y la justicia, que deje atrás un actuar cómplice de la dictadura y que promueva el respeto de los derechos humanos desde todos sus espacios. Para que quienes actuamos atados a su sello institucional, lo hagamos sin cargar un vergonzoso y doloroso pasado. 

 

Otras novedades